La isla de Formentera está ubicada en el Mar Mediterráneo y junto a las tres islas restantes Mallorca, Menorca e Ibiza forma la comunidad autónoma de las Islas Baleares. Es la isla menos poblada de todas y actualmente tiene una población de 12.000 habitantes.

Los primeros signos de colonización de la isla se produjeron en la Edad del Bronce. En 1974 se descubrieron una serie de tumbas megalíticas en Ca Na Costa, cerca del pequeño pueblo de Es Pujols. Descubrimiento datado aproximadamente entre 1900 y 1600 a.C. Es una arquitectura espectacular con un gran dolmen que se puede visitar hoy en día. Sin embargo, la versión oficial establece a los fenicios cartagineses como los primeros pobladores en el año 654 a.C. Fundadores de la colonia Ebusus, palabra que más tarde derivaría de Ibiza. Les siguieron los griegos, que dieron el nombre oficial al conjunto de islas, Pitiusas, que significa Islas de Pinos.

Los romanos se establecieron en el año 200 a.C. y fueron la población más numerosa hasta la fecha. Todavía se pueden visitar los restos de la fortaleza que construyeron en la localidad de Es Caló. Los colonos romanos se dedicaban a la siembra y cosecha de trigo. De ahí se derivó el nombre de Frumentaria, Isla del trigo, que acabaría convirtiéndose en el nombre actual del municipio.

Historia de Formentera tras la caída del imperio romano

Los romanos se asentarían a lo largo de varios siglos. Tras la caída de su imperio en el siglo V, llegaron varios colonos bárbaros como los vándalos o los bizantinos. Los árabes se convertirían en los colonos más antiguos, proclamando su dominio de la isla en el siglo X. Dejarían su huella en la agricultura, utilizando sistemas de riego que persisten hoy en día en los campos de regadío del municipio, y en la arquitectura. Hoy en día, todavía se pueden ver rastros de sus construcciones de piedra.

Historia de formentera

Su ocupación finalizó en 1235 con la llegada del Rey Jaime I, anexionando Formentera e Ibiza a la Corona de Aragón. Veinte años más tarde,  su sucesor Jaime II proclamó el Reino de Mallorca, un reinado que duró unos cien años hasta que volvió a formar parte de la corona aragonesa.

Las Islas Baleares serían abandonadas tras convertirse en una ruta poco utilizada tras el descubrimiento de América. El Nuevo Mundo era el punto de interés económico y el Mediterráneo se convertiría en la piedra angular del Reino de España. La población abandonaría gradualmente la isla y estaría a merced de los piratas durante muchos años.

El resurgir de la localidad

A finales del siglo XVII, un movimiento de repoblación volvió a asentarse en la ciudad, punto de partida de la expansión del municipio. Fueron los habitantes de Ibiza los que comenzaron a establecer núcleos de población en la isla y a construir templos religiosos y torres de vigilancia para fortificar la isla. A esta época pertenece la bella iglesia románica de Sa Tanca Vella, en la localidad de San Francisco Javier.

La pesca, la agricultura y el comercio de la sal serían sus principales fuentes de sustento económico. Esta estabilidad facilitaría un aumento considerable de la población: en el siglo XVIII era de 4.000 personas y en el XIX de 2.000 personas.

Posteriormente en el siglo XX, la isla fue el centro de intensos combates durante la Guerra Civil. Tras el fin de la guerra, se estableció un campo de prisioneros políticos de la península.

Cuando se puede hablar del verdadero despegue de Formentera,  fue en las décadas de 1960 y 1970, cuando se convirtió en el centro de la industria turística, recibiendo a visitantes de países en crecimiento, público mayoritariamente extranjero que se instalaron en la isla para impulsar la economía. Ya en el siglo XXI la ciudad se ha independizado de Ibiza y tiene su propio Cabildo Insular.

Esperamos que este post os haya ilustrado sobre la historia de la isla. Desde Formentera Rent, os animamos a visitarla y además os ofrecemos nuestros servicios de alquiler de coches en Formentera con una amplia selección de vehículos y siempre al mejor precio.